LA COLUMNA DE JOTA JOTA

0
1338

JACINTO RAFAEL HERRERA DESEA VOLVER A CORRER EN MONTERRICO

Durante la reunión de ayer en Monterrico tuve el enorme agrado de conversar por separado con Julio Herrera y con su hijo Carlos Javier. Y ambos me dieron una noticia que debe ser recibida con mucha satisfacción por la afición peruana: Jacinto Rafael, considerado como uno de los más grandes jinetes de los últimos tiempos, tiene grandes deseos de regresar al Perú a continuar su campaña antes de colgar definitivamente las botas.
Solo espera que algún propietario local le haga llegar una oferta para inmediatamente hacer maletas para el retorno. ¿Alguien se animará a hacerle llegar tal propuesta?. Quizá un buen comienzo podría ser invitándolo para participar en el Campeonato de Jinetes que está organizando el JCP para enero próximo.Foto de Juan Jose Esquerre Pasco.Hace poco más de dos años, Jacinto Rafael sorprendió a todos marcando su reaparición en competencias oficiales en pistas norteamericanas donde, si bien no corre mucho, sigue demostrando su calidad ganando pruebas de importancia.
Volvió haciendo realidad un sueño que lo venía persiguiendo desde hacía tiempo, es decir, luciendo chaquetilla, empuñando la fusta y retornando a las pistas de carrera, en un nuevo país y muy mentalizado tras dejar atrás sus funciones como preparador en Argentina que estuvo ejerciendo después de su recuperación del grave accidente que lo mantuvo alejado de su profesión.
En cuantas entrevista se le hizo, siempre ha dado gracias a Dios por el milagro de su recuperación después del accidente que truncó su camino el año 2008. Su férrea voluntad de salir adelante, le permitió años más tarde retornar a las pistas ya no como jinete sino como preparador obteniendo en Argentina victorias sensacionales, especialmente con caballos de La Quebrada y de algunos propietarios peruanos.
Sin embargo siempre tuvo en mente regresar algún día a correr y seguir demostrando su clase.
Jacinto Rafael Herrera Gómez, nació en Lima el 10 de mayo de 1971. Casi desde niño se inició en esta arriesgada profesión tras egresar de la escuela de Jockeys “Jorge Bernardini Yori”, debutando en 1986. Rápidamente estuvo entre los mejores jinetes de nuestro medio alcanzando el “doctorado” en apenas tres meses de su debut y terminando sétimo en la estadística con 75 victorias. Un año más tarde ya estuvo segundo en el ranking para quedar primero en 1988 y 1989.Foto de Juan Jose Esquerre Pasco.En 1990, con 18 años de edad, fue contratado ventajosamente por el Stud La Quebrada, como jinete exclusivo para conducir a sus caballos en Buenos Aires. Allá ganó todas las pruebas clásicas más importantes y se convirtió en un verdadero embajador de la hípica peruana en Argentina. Ganó el Gran Premio Nacional (Derby Argentino) en dos ocasiones con Hangar en 1993 y con Gentlemen en 1995; el Gran Premio Jockey Club (G1) con Have a Champ; 5 veces el GPI Félix de Alzaga Unzué (G1); y 2 veces el GPI Joaquín S. de Anchorena (G1).
Fatalmente en julio del 2008 sufrió un serio accidente en el hipódromo de San Isidro que lo hizo dejar la profesión con cerca de 5 mil victorias. Pero retorna ya como preparador en marzo del 2010 obteniendo su primer triunfo con Watch Her, hija de Wally, la mejor yegua de carreras que montó en su vida.
Jacinto Rafael se enamoró del mundo hípico norteamericano en un viaje que hizo a Kentucky y se trazó como objetivo algún día llegar a correr en sus pistas. El tiempo fue pasando hasta que por fin pudo hacer realidad aquel sueño, una vuelta que siempre estuvo presente en él y que esperó seguro que se daría, a pesar de que los médicos le recomendaban que ya no volviera. Como Jacinto Rafael ha dicho en más de una oportunidad: “donde la ciencia acaba está la soberanía de Dios. Mi vida es un milagro y estoy más sano que un roble, con un cuerpo muy descansado, muy recuperado y con muchas ganas de hacer y disfrutar mi profesión”.
Hoy Jacinto Rafael expresa su deseo de retornar a correr en Monterrico y reencontrarse con la afición que supo admirarlo, aplaudirlo y quererlo siempre. Ojalá que muy pronto se cumpla también ese sueño.

Foto de Juan Jose Esquerre Pasco.

Dejar una respuesta